Estudiante puertorriqueña desplazada de su hogar comparte su historia en la última edición de Assembly.
 ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ 
Ver en tu navegador
Assembly

2 de agosto de 2018 | Volumen 1, Edición 2
  Nota del editor:
Permítanme presentarles a la increíble joven mujer que cuenta su historia en la edición de Assembly de esta semana: Camila Cruz, estudiante puertorriqueña desplazada de su hogar.

El huracán María devastó la comunidad de Camila, dejó a su familia sin electricidad y obligó a Camila a mudarse a otro país para continuar con su educación. Camila escribe sobre los desafíos de ser desplazada de su hogar y sus anhelos para el futuro de Puerto Rico.

También en esta edición, les pedimos a los lectores (¡sí, a ustedes!) que compartan sus autorretratos. ¡Publicaremos nuestros favoritos en una edición futura de Assembly!

Disfruten la lectura; ¡estoy ansiosa por ver los autorretratos!
Tess
 
 
La experiencia más desgarradora de mi vida

Una estudiante puertorriqueña desplazada de su hogar escribe sobre su lucha por continuar en la universidad después del huracán María.
Camila
 
  Por Camila Cruz, 20 años, Puerto Rico
Mi nombre es Camila. Soy una estudiante de Humacao, Puerto Rico.

El 20 de septiembre de 2017, sufrí la experiencia más desgarradora de mi vida. El huracán María llegó a nuestra isla y la devastó. Mi familia y yo vivimos varios meses con recursos muy limitados. Sin agua, sin electricidad y con muy poca comida.

Este evento catastrófico cambió todo. Yo estaba a mediados del semestre en la Universidad de Puerto Rico. Estudiar en esas condiciones era demasiado difícil. Para poder continuar con mi carrera de arquitectura, tuve que cambiarme de improvisto a otra universidad.
 
Con el apoyo de mi familia y de la gente de Puerto Rico, y con la ayuda de grandes amigos en Nueva York y del Instituto Estadounidense de Arquitectos (American Institute of Architects, AIA), me conecté con instituciones que abrían sus puertas a estudiantes de Puerto Rico. Fui aceptada en California College of the Arts (CCA). No fue fácil debido al costo, pero con mucho sacrificio me inscribí en CCA y me mudé a San Francisco, California.

Actualmente estoy trabajando con mucho empeño para completar mi licenciatura, pero es complicado. Las becas son difíciles de conseguir. Los materiales artísticos y la vivienda son costosos. Tuve que mudarme de la residencia estudiantil debido al costo. Llevo varios meses buscando algún otro lugar para vivir; estoy completamente sola aquí, sin familiares ni amigos. 
 
Me encanta estudiar, amo la arquitectura, amo los libros y sé que soy capaz de hacer grandes cosas. Pero es agotador tener que luchar tanto solo para poder ir a la universidad. A veces me pregunto si estoy haciendo lo correcto o si todo va a salir bien. Me pregunto cuántos otros estudiantes se ven obligados a dejar de estudiar para poder pagar sus facturas. Me pregunto a cuántos otros estudiantes no les alcanza el dinero para comprar comida al final del día.

Mi sueño es ser una profesional y concentrarme en el diseño ambiental para poder desarrollar proyectos productivos y sostenibles. Mi interés en la arquitectura comenzó cuando era niña; quería resolver los problemas que veía en la sociedad.

Presenciar cómo el huracán destruyó nuestra infraestructura me ha convencido aún más de querer retribuir a mi país. Después de ocho meses sin electricidad en nuestra vivienda, mi familia en Puerto Rico volvió a tener luz, pero aún es muy inestable. Necesitamos edificaciones que resistan huracanes y estructuras que puedan proporcionar un mejor refugio.

Mi plan es crear un impacto en la industria del diseño, no solo con nuevas edificaciones sino también con una nueva perspectiva de cuáles deben ser nuestras prioridades como sociedad. No debería ser tan difícil obtener un título de arquitecto; en especial, para las mujeres de color. No debería tomar tanto tiempo brindarles a los ciudadanos acceso a los servicios públicos básicos. Cuando sea arquitecta —y sé que un día lo seré— voy a luchar para cambiar estas injusticias.
 
 
Vida Social
 
 
Quotation Marks

Ha pasado un mes desde el lanzamiento de Assembly, ¡y queremos ver quiénes forman parte de nuestra comunidad! Compartan un autorretrato en Twitter o Instagram utilizando #MyAssembly y etiquetando a @MalalaFund.

Por supuesto, se aceptan selfis, pero también pueden enviar ilustraciones, videos e, incluso, poemas. No olviden incluir algunas palabras sobre ustedes. Publicaremos algunas de nuestras favoritas en una futura edición.


 
 
¡Aparece en Assembly!
 
  Assembly publica trabajos originales de niñas, para niñas. ¡Y nos encantaría incluir lo que tengas para decir! Envíanos tus ideas y podrías aparecer en la próxima edición.
 
 
Facebook Twitter Instagram