Betelhem Dessie ayuda a otras chicas a aprender las habilidades que necesitan para laborar en el creciente sector de la tecnología de su país.
 ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌  ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ 
Ver en tu navegador
Assembly

7 de marzo de 2019 | Volumen 1, número 9
  Nota de la editora invitada:
Cada vez que veo a Assembly en mi bandeja de entrada, me siento emocionada. Me encanta conocer más de la fantástica labor que realizan las chicas y mujeres jóvenes como ustedes alrededor del mundo. Sólo vean a Betelhem Dessie, el prodigio de la tecnología de 19 años de edad de Etiopía, a quien se destaca en este número por su labor de ayudar a otras chicas que aprenden de programación.

Las chicas como Betelhem pueden lograr cosas increíbles porque han recibido una educación de calidad. Todas las chicas, sin importar dónde vivan, deberían gozar de esta oportunidad.

Sin embargo, ahora mismo más de 130 millones de chicas no van a la escuela. Además, casi 1000 millones de chicas no aprenden las habilidades que se necesitan para prosperar en el moderno mercado laboral. Nuestro mundo está desaprovechando el potencial de estas futuras programadoras, pilotos de carrera e inventoras.

A través de la campaña #FullForce del Malala Fund, le pedimos a los líderes invertir en educación para que todas las chicas estén preparadas para su futuro. En mi calidad de gerente de Campañas de financiación para la educación (Education Finance Campaign) del Malala Fund, es mi labor hacer responsables a los gobiernos y grandes empresas de sus compromisos con las chicas.

Sin embargo, a veces necesitan un impulso para tomar la decisión correcta. Y es ahí que necesitamos su ayuda.

Es este número especial de Assembly, pedimos a nuestros lectores adoptar el compromiso #FullForce. Sabemos que el mundo funciona mejor cuando las chicas van a la escuela. El compromiso #FullForce ofrece maneras en las que puede tomar medidas y apoyar la educación de las chicas en su comunidad y país. Siga leyendo para conocer más.

¡Feliz Día Internacional de la Mujer mañana! Espero que lo celebren uniéndose a la Fuerza.

Lisa


Únete a la fuerza
Giveaway
Las niñas tienen el poder de estimular las economías, crear puestos de trabajo, hacer que las comunidades sean más seguras e impulsar la industria.

Pero en este momento hay más de 130 millones de niñas afuera del sistema educativo.

Y casi mil millones de niñas y mujeres jóvenes carecen de las habilidades que necesitan para tener éxito en un mercado laboral de rápidos cambios.

Asume el compromiso de tomar medidas para que todas las niñas
puedan aprender y tener un ingreso en #FullForce.
 
 
Programadora antes de los 10 años de edad, desarrolladora de software antes de los 19: conozca a la empresaria tecnológica adolescente de Etiopía
Betelhem Dessie
 
  Por Tess Thomas
Cuando el padre de Betelhem Dessie no tuvo tiempo para celebrar su noveno cumpleaños, ella decidió convertirse en una empresaria de la tecnología y pagar la celebración ella misma.

Betelhem se vio atraída hacia este campo gracias a su potencial de hacer dinero, así que comenzó a aprender pasando el tiempo en los negocios locales de reparación de computadoras y edición de videos en su pueblo natal de Harar, en Etiopía. También pudo expandir su conocimiento mediante búsquedas en Google y libros prestados de las universidades locales.

Al poco tiempo, Betelhem ya obtenía ingresos de sus trabajos en tecnología después de la escuela, que incluían edición de videos e instalación de software en teléfonos celulares. “Poder ganar ese dinero me hacía sentir muy confiada e independiente. Quería que ese sentimiento durará”, explica acerca de su interés inicial en este campo.

Sucede que Betelhem tenía un talento natural, y hasta prodigioso, para la tecnología y la programación. Al ampliarse sus habilidades, también lo hizo su fama. Los medios locales de noticias empezaron a destacar la historia de Betelhem. Cuando tenía 10 años, el entonces primer ministro de Etiopía, Meles Zenawi, la invitó a ella y a su familia a vivir en la capital, Addis Ababa. El gobierno se encargó de cubrir los costos para que Betelhem continuara con su educación y trabajara en proyectos confidenciales de desarrollo de software.

Desde entonces, Betelhem se ha dedicado a poner en práctica sus habilidades, y ya ha desarrollado y registrado derechos de autor de cuatro programas de software. Ahora, a sus 19 años, Betelhem sabe que la tecnología tiene el potencial de ofrecer más que sólo dinero para celebraciones de cumpleaños. “Creo que el siguiente hito para África será la tecnología”, comenta. “Lo más valioso que tenemos en África es una generación joven. Así que si capacitamos a esta generación joven en tecnología, podremos construir algo perdurable”.

Betelhem quiere equipar a la siguiente generación de etíopes con las habilidades que necesitan para aprovechar el creciente sector de la tecnología del país. En su calidad de gerente de proyectos en iCog Labs, el primer laboratorio de inteligencia artificial (IA) en Etiopía, Betelhem trabaja en una serie de iniciativas para incrementar la participación de las chicas en este campo. Con el programa Anyone Can Code (Todos pueden programar) de iCog, Betelhem viaja a lo largo del país para ayudar a los niños de entre 8 y 18 años de edad a aprender habilidades tecnológicas. A través de los programas de actividades extraescolares y campamentos de verano, Betelhem y sus colegas enseñan a los estudiantes los fundamentos de programación y robótica.

“Cuando aprenden estas habilidades de programación o robótica, sienten una gran emoción”, explica Betelhem acerca de las chicas que participan en Anyone Can Code. “Pero lo triste es que no podrán ponerlas en práctica después de que terminen su educación secundaria, así quieran hacerlo”. Según Betelhem, las chicas de Etiopía sobresalen en materias de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (Science, Technology, Engineering and Mathematics, STEM) en primaria y secundaria, pero no continúan en estos campos profesionalmente debido a la falta de estímulo de parte de sus padres. “Ellos [los padres] no han visto a ninguna mujer dedicada a las STEM tener éxito”, comenta.

La siguiente gran idea de Betelhem es asociarse con Sophia, el famoso robot de IA (en cuya creación participó iCog Labs), para lanzar “The Sophia School Bus” (El bus escolar Sophia), que estará equipado con computadoras, impresoras 3D y robots, y ofrecerá 100 horas gratuitas de programación a cualquier persona interesada en aprender. Sin embargo, The Sophia School Bus todavía no empezará a viajar alrededor de Etiopía. El proyecto está en espera hasta que Betelhem pueda asegurar el apoyo financiero necesario: “Es muy difícil encontrar financiación para la educación y demás, porque el retorno sobre la inversión es a muy largo plazo”.

Hasta que su sueño de The Sophia School Bus se convierta en realidad, Betelhem continuará alentando a la nueva generación de estudiantes etíopes a estudiar tecnología: “[La tecnología] te inspira. Tener esa sensación de libertad y de poder hacer algo te llena de un sentimiento de éxito, y ese sentimiento de éxito te lleva a hacer más cosas que amas, más cosas que te emocionan”.

 
 
 
¿Lo sabían? 
Full Force

 
 
¡Aparece en Assembly!
 
  Assembly publica trabajos originales de niñas, para niñas. ¡Y nos encantaría incluir lo que tengas para decir! Envíanos tus ideas y podrías aparecer en la próxima edición.
 
 
Facebook Twitter Instagram